martes, 28 de junio de 2011

Juicios a los Jemeres Rojos de Camboya

¿Quiénes eran los Jemeres Rojos? PINCHA AQUÍ



El tan esperado proceso de los cuatro más importantes responsables jemeres rojos aún vivos, juzgados por genocidio, entre otros cargos, se abrió oficialmente ayer en Phnom Penh ante un tribunal patrocinado por las Naciones Unidas y más de 30 años después de los hechos.
El ideólogo del régimen de Pol Pot, el “Hermano Número Dos”, Nuon Chea; el ex canciller Ieng Sary; el presidente de “Kampuchea Democrática”, Khieu Samphan, y la ex ministra de Asuntos Sociales, Ieng Thirith responderán por crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio.
Los cuatro, que tienen ahora entre 79 y 85 años, estaban presentes, visiblemente fatigados, en el lugar de los acusados.
Los altos responsables del régimen de Pol Pot deberán explicar la aplicación metódica y calculada, en 1975-79, de una utopía marxista delirante que mató por agotamiento, hambre, enfermedad, torturas y/o ejecuciones a unos 2 millones de personas, la cuarta parte de la población de Camboya entonces.

El término genocidio es usado para referirse a ese lapso, pero las atrocidades contra el pueblo jemer no son reconocidas como tales por la ONU. Este cargo sólo se aplica a la masacre de los vietnamitas y de la minoría étnica de los cham musulmanes.

“No ha habido nunca un caso tan complejo desde Nuremberg”, dijo hace unos días el fiscal Andrew Cayley, en alusión a los juicios contra los nazis tras la Segunda Guerra Mundial (1939-45).

Este proceso contrasta con otros tribunales de excepción internacionales, ya que ocurre donde se cometieron los crímenes juzgados, a diferencia del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (La Haya) y el Tribunal Penal Internacional para Rwanda (Arusha, Tanzania).

Los demandantes, unos 4 mil, temen que los acusados no vivan lo suficiente para oír el veredicto, y que la defensa se aboque a una estrategia de obstrucción.

En julio de 2010 el tribunal condenó a 30 años de cárcel a Kaing Eav, alias Duch, ex jefe de la prisión de Tuol Sleng, donde 15 mil personas fueron torturadas y ejecutadas. Duch pidió perdón a las víctimas y también ser absuelto, argumentando “obediencia debida”. La decisión será tomada en las próximas semanas.

Phnom Penh. Agencias (Sacado de Milenio on line)

No hay comentarios:

Publicar un comentario